lunes, 15 de noviembre de 2010

Siempre a mi lado


Título original: Hachiko, a dog's story

Año: 2009
Género: Drama, familiar
Actores/Actrices: Richard Gere, Joan Allen, Sara Roemer...

Director: Lasse Hallström
Duración: 1 hora y 33 minutos
Película apta para todos los públicos

Argumento:
Hachi es un perro abandonado que un día el profesor universitario Parker se encuentra en la estación de trenes. Decide adoptarlo en su casa y establecen un vínculo muy especial.

Hachi es un perro akita y para demostrarle su lealtad, cada día va a acompañar a Parker hasta la estación y a las 5 de la tarde vuelve para darle la bienvenida. Pero su rutina se ve rota, pese a eso, Hachi sigue siendo fiel a su amo.

Opinión personal:
La verdad es que cuando vi el anuncio de la película imaginé que relatarian la historia verdadera del Hachiko japonés que se ve en muchos mangas, el Hachiko que siempre espera en la puerta de la estación de tren de Shibuya, sabía que habría algunos retoques americanos pero no crei que cambiarian tanto la historia.

Por ese motivo no ha sido hasta hoy que he mirado la película. La verdad es que poniendo a un lado el echo de cambiar toda la historia real de Hachiko, la película es preciosa, muy sentimental y es imposible no ponerse a llorar. Te muestra una lealtad de Hachi hacia su amo que es increible: llueve, nieve, truene..da igual el tiempo que haga, Hachi va a la estación cada uno de los días para darle la bienvenida a su amo. A la vez, es increible como el perro se da cuenta tan facilmente de las emociones que siente su amo y del gran problema que se le avecina.

También me ha gustado que al final de todo de la película (y no, no es un spoiler) te pongan una imagen del Hachiko de Shibuya y te cuenten un poco por encima la historia real que hay detrás de esa estatua.

Así que, después de haber visto la película la veo como un "homenaje" a ese gran perro Akita y solo puedo decir...que yo quiero un perrito igual de mono que ese!!!! Que me ha enamorado!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada