domingo, 25 de octubre de 2015

Amigurumis (6)

Los amigurumis que voy a poner hoy aquí son todos los regalos que hice la pasada navidad. Lo sé, llegan con mucho retraso pero aún así, llegan. 

Para empezar, una amiga me pidió que le hiciera este muñeco de Jack de Hora de Aventuras. La verdad es que me parece horrible el muñeco y la serie de dibujos animados en general. Pero cuando te piden una cosa en concreto, aunque no te guste terminas haciéndolo, ¿no? Pues este es el caso. Y aunque no me guste el muñeco, tengo que decir que se parece bastante y creo que me ha quedado bien teniendo en cuenta que el patrón lo he ido inventando a medida que lo hacía.


Como no podía ser diferente, a mi familia también les hice pequeños detalles hechos de ganchillo. En el caso de mi padre, siguiendo con la tónica de Súper Mario Bross del año pasado (le hice a Yoshi), este año le hice la seta de Mario, la que hace que sea mayor, que crece y se hace más fuerte. Aunque no toque hablar de ello aquí, a mi madre le hice un bolso aprovechando una falda preciosa que llevaba yo de pequeña y de la que ella ha estado siempre enamorada y que ninguna de mis hermanas ha llevado nunca. La forré por dentro, le puse bolsillos y una asa. 



A mi hermana pequeña, con toda la fiebre de Frozen y habiendo encontrado el patrón de Olaf, no pude evitarlo y se lo hice. Estoy muy enamorada de mi Olaf la verdad, porque, aunque quede mal que lo diga yo misma, me quedó increíble y eso que no las tenía todas conmigo. Eso de guiarte por un patrón en inglés y con siglas muy raras, era la primera vez.


A mi otra hermana, como siempre ha sido muy fanática de Card Captor Sakura y visto que el peluche que le regalé hace años ha sido "robado" por mi hermana pequeña, decidí hacerle un Keroberos del que también tuve que inventarme el patrón porque no lo encontraba por ningún lado de forma que me gustara. Aunque lo que más me costó sin duda, las alas. En todas las imágenes que encontraba de Keros hechos en amigurumi, las alas estaban hechas con fieltro pero es un material que no me gusta para trabajar, así que tuve que hacer y deshacer mil veces sus alitas pero al final el resultado quedó muy convincente. 


Además, aproveché el amigo invisible en el cine, donde trabajaba para regalarle a una compañera unas sandalias monísimas para su hija. La verdad es que llevaba tiempo trabajando en esas sandalias, pero por una cosa o por otra nunca terminaba dándoselas, así que aproveché esa ocasión. A parte, como pista le hice un gato en ganchillo para que fácilmente pudiese saber que yo le había hecho los regalos. De estos gatitos también le hice uno a otra amiga a la que le encantan los gatos. De estos gatitos tengo que decir que la foto que tengo es bastante pésima porque a diferencia de lo que hago siempre, no les hice su sesión de fotos. 



Y ya para terminar, en Navidad cuando fui a Madrid, me quedé a dormir en casa de una amiga. Para agradecerle el detalle de que me acogiera, le regalé un libro y, además, le hice una ranita con corona de ganchillo. Quizás parezca una tontería, pero esa ranita con corona es un símbolo especial para ella y me encantó hacerla. 

miércoles, 21 de octubre de 2015

Amigurumis (5)

Después de mucho tiempo sin hacer un post sobre amigurumis vuelvo a estar aquí. No es que durante este tiempo no haya hecho ningún amigurmi, es solamente que durante este tiempo no he hecho posts, pero tengo un montón de nuevos amigurumis que he ido haciendo. No los pondré todos de golpe, pero los iré poniendo poco a poco. Y espero esta vez no dejarlo de lado y poder seguir haciéndolo. 

Para Sant Jordi, hice unas pequeñas rosas con imperdible detrás para llevarlas colgadas. Hice varias y aproveché la diada para darles una a mi madre y una a cada una de mis hermanas. La verdad es que es un detalle que me encantó poder hacer y el resultado es precioso. Después de eso, vi que muchas paradas de Sant Jordi las vendían a unos precios bastante abusivos. 


Durante el curso que hice de amigurumis empecé a hacer este oso en un globo y la verdad es que lo dejé de lado por ir haciendo otras cosas a las que le di más importancia, pero al encontrarlo entre las cosas a medias, lo retomé hasta terminarlo. La verdad es que el resultado me gusta bastante, pese a que no me convence la combinación de colores del globo, pero por lo demás estoy muy contenta y lo tengo colgado en mi habitación dándome la bienvenida. 


También durante el curso empecé esta pequeña caja en forma de fresa pero la dejé a medias. Me encanta hacer la parte de ganchillo, pero cuando tengo que coser las partes la verdad es que se me hace bastante cansado y aburrido, por este motivo suelo dejarlo para lo último. Y es lo que me pasó en este caso, tenía todas las piezas, solo me faltaba coser las hojas de la fresa y la verdad es que tardé bastante en hacerlo, pero finalmente lo conseguí. Ahora me falta ver qué uso le doy y qué cositas le pondré.


Finalmente para este post, mi querido Tekubi. Realmente al ver el patrón de este muñeco me enamoré de él a primera vista. Y tengo por seguro que a mucha gente le pasó lo mismo, porque me lo dijeron, es más, mucha gente me pidió que quería uno pero solo hice un segundo Tekubi como regalo de navidad para una amiga. Lo mejor del Tekubi es que se puede ir haciendo variaciones de colores y todos y cada uno queda precioso. Para mi me lo hice en color lila y para mi amiga usé el verde.


domingo, 18 de octubre de 2015

Fiesta Vanir '15

Un año más, ha llegado una de las fiestas más esperadas del año, la fiesta de la Editorial Vanir. Tengo que decir que este año creí que no iría, sobretodo por tema económico pero finalmente he podido ir y la verdad es que sé seguro que me hubiese arrepentido si no hubiese podido ser así. Además, me acompañó un amigo, Eloi, desde Girona y fuimos en coche, cosa que la verdad ayuda mucho para poder volver a casa cuando quieres. 


Este año la temática era algo más amplia que otros años. La gran novedad literaria ha sido la trilogía El diván de Becca, El desafío de Becca y La decisión de Becca, publicada junto a Plaza & Janés. Y como Becca es locura, es diversión, es alocada la fiesta tenía que ser una locura. Juntando también una trilogía que en breve saldrá su segunda parte, Sananda, una trilogía muy mágica, muy mística. El resultado dio una fiesta ibizenca/hippie, incluso rollo Austin Power. Pese a la gran amplitud del tema y lo relativamente fácil que es conseguir vestimenta para la ocasión, aluciné porque mucha de la gente no iba para nada caracterizada o no sé donde ellos veían la parte hippie de su ropa. 

La entrada a la fiesta: ¡Vanir Power!
La fiesta empezó a las 10 de la noche, como siempre. Esta vez llegué unos minutos tarde, y aunque con el coche había pasado por delante y había visto toda la cola, cuando llegué todo el mundo ya estaba dentro. La verdad es que la entrada fue muy puntual esta vez y el cóctel de bienvenida, como siempre, estaba delicioso. Tuve la suerte de que me tocara el naranja/rojizo que estaba delicioso. Una vez dentro tengo que decir que me sorprendió la poca gente que había, aunque, por otro lado, pude reencontrarme con varios conocidos y amigos. Gente que, por una cosa u otra, solo veo en estas fiestas especiales o en alguna presentación de libro y, obviamente, toca ponerte al día, hablar de todo lo ocurrido durante un año y ponerte al corriente. Hablando con todos un poco, llegamos a la conclusión que este año la gente estaba llegando muy tarde. ¿El motivo? Quizás porque el año anterior tuvimos que esperar algún rato fuera, o porque no había anunciado ningún espectáculo de antemano... No lo sé, pero la gente fue llegando muy a contagotas.  


Hacia las 12 de la noche, la sala ya estaba muchísimo más llena (aunque comparado con el año pasado, estaba vacía). Todos en la pista de baile, bailando, cantando y pasándolo bien a ritmo de música de todas las épocas. Y entonces fue cuando el espectáculo, ese que no estaba anunciado pero que la Editorial Vanir siempre nos tiene preparado, empezó. Hubo la aparición estelar de Rubén (Marcus en Amos y Mazmorras y modelo en la portada del tercer libro de la saga) con otros dos amigos suyos que empezaron a hacer un espectáculo bailando, moviéndose en el podium y cogiendo a algunas chicas para que les desnudaran y toquetearan. Personalmente, no es un espectáculo que me encante y tampoco me atraían mucho los chicos, pero vi como muchas de las presentes disfrutaron de ello, más las que subieron arriba a toquetearlos, a pasarles cubitos de hielo por todo el torso. 



Después del espectáculo la música siguió, pudimos seguir bailando y, la verdad que aproveché para salir al photocall para hacerme algunas fotografías con el gran diván que se encontraba ahí aprovechando que ahora ya no había tanta gente haciéndolo.

En el Diván de Becca

Sinceramente, agradezco que este año hubiese menos gente que en anteriores porque se podía estar mejor, pero más adelante, después del espectáculo, la gente empezó a irse, creo que muy temprano y toda la discoteca se vació mucho. Personalmente creo que la fiesta terminó bastante pronto por eso mismo. No sé si el hecho de ser menos influye en eso, o si este año todo el mundo se fue muy pronto por el frío pero aún así, fue una fiesta genial, muy divertida y en la que reí muchísimo con algunos disfraces, sobretodo con el de Valen al que me costó un rato reconocer con la peluca.

Con Lena
Con Esme y Valen
Y solo me queda dar las gracias, una vez más, a la Editorial Vanir y a todos sus miembros por hacer un año más esto posible. Una gran fiesta, llena de grandes personas, de grandes momentos y increíbles reencuentros. Por, como siempre, darlo todo por sus lectores y tratarnos como lo hacen. Y ya estoy deseando la próxima fiesta, saber sobre qué irá: ¿será ya la del Ragnarök?

Equipo Vanir: Estefanía Yepes, Liah S. Queipo, Lena Valenti,
Esmeralda González y Valen Bailon

Punto de cruz (1): Gatitos

Desde siempre me han gustado mucho las manualidades, todo lo que sea crear algo mantiene mi mente bastante ocupada y me ayuda para desconectar de todo lo demás. Hace cerca de un par de años empecé a hacer Amigurumis a ganchillo pero, anteriormente a esto probé con el punto de cruz. 

La verdad es que no había hecho nunca punto de cruz hasta que hace unos cuantos años mi Ele-chan me enseñó. Recuerdo que quedamos un día y me estuvo enseñando como hacerlo, miré un montón de patrones y finalmente me decanté por hacer uno de tres gatitos. Fui a comprar todos los hilos necesarios y empecé a hacer el cuadro. Cuando llevaba más o menos la mitad del cuadro, vi que para hacer algunos de los puntos necesarios, tenía que mezclar dos colores y uno de ellos no lo tenía. Ahí fue cuando abandoné mi cuadro y el punto de cruz en general.

Cuando lo retomé solo estaba hecho el gato negro y parte del marrón
Hace cerca de un mes, Ele-chan volvió al punto de cruz con un increíble cuadro de una mujer casada. Y ahí fue cuando recordé que tenía mi cuadro a medias, que solo me faltaba ir a comprar dos o tres colores para poder terminar de hacerlo. Así que una noche quedé con ella y me dijo tajantemente: tráete lo de hacer punto de cruz que lo haremos las dos juntas. Y así es como me obligó a ir a por los hilos que faltaban y poder continuar con mi cuadro. Esa noche la verdad es que pasamos la noche entera, hasta las 5-6 de la madrugada, haciendo punto de cruz, hablando de nuestras cosas, viendo la tele de fondo: películas, series, programas y poniéndonos al día de nuestras vidas. 

Realmente dan mucho miedo vistos así...
Ya casi con los 3 gatos terminados
Solo falta reseguirlo para darle todos los detalles
A raíz de ese día he seguido haciendo punto de cruz y finalmente terminé mi pequeño cuadro de los gatitos. Tengo que decir que lo que más he odiado del cuadro ha sido, sin lugar a dudas, hacer todos los detalles finales, reseguir las flores, los gatitos, hacerles los bigotes, los dedos de las patas... Pero ahora que lo veo terminado estoy tan contenta de haberme puesto de nuevo que he seguido con más cuadros. Es más, para impedir que una de las dos volvamos a dejarlos hemos estipulado los miércoles como nuestro día de quedar, hacer punto de cruz, hablar de nuestras cosas y, básicamente, estar juntas. Así que seguro que mis gatitos va a ser el primero de muchos cuadros que van a ir viniendo. 


Tal y como hago con los Amigurumis, iré colgando mis cuadros a medida que los vaya teniendo hechos, además, en la entrada quiero ir mostrando la evolución de éste tal y como suelo ir haciendo en twitter. En este caso, solo tengo fotos desde el final de esa gran noche de punto de cruz. 

martes, 13 de octubre de 2015

La Vall d'Aran

Hace ya tiempo que mi madre tenía ganas de ir a pasar unos días a la Vall d'Aran y este puente ha sido la fecha que hemos elegido finalmente para hacer una escapada de tres días a un Albergue de la Vall d'Aran (Era Garona), concretamente en el pueblo de Salardú.

Salimos el viernes hacia las 6 de la tarde y sin descanso fuimos hasta la Vall d'Aran llegando a las 10-10.30 más o menos. Suerte que nos guardaron la cena y pudimos comer algo. La verdad es que después de haber pasado todos el día trabajando estábamos agotados y no tardamos nada en meternos a la cama.

Sábado 10
El sábado nos despertamos pronto para poder empezar a ver cositas. Íbamos camino a Vielha cuando nos encontramos un cartel que indicaba un sitio bonito para ver. Así que sin pensarlo fuimos a la aventura por esa calle y llegamos hasta Artiga de Lin. Ese paisaje era realmente increíble, lleno de caballos que pasturaban a su aire y muy cerca de ahí había una gran cascada: Pish de Pomèro. La verdad es que ahí arriba era todo increíble. Estuvimos escalando por la cascada sobre unos troncos, hicimos un montón de fotografías y luego volvimos a la llanura con los caballos que resultaron ser todas yeguas embarazadas. Muchas de ellas buscaban que las tocáramos y te perseguían hasta que lo conseguían. 
Artiga de Lin
Pish de Poméro
Bajando de ahí pasamos por otra cascada, en este caso Uelth deth Joèu. En esta cascada lo mejor es que podías subir por un pequeño camino ya preparado por su lado hasta arriba del todo y ver como el agua bajaba a tus pies. 
Uelth deth Joèu
Por la tarde, después de comer en el albergue quisimos ir a ver unos lagos: Estanh de Montcasau y el Circ de Colomers. En coche llegamos hasta Ribéra de Valarties donde encontramos un montón de vacas que nos barraban el paso y a la vez, el límite donde podíamos ir en coche para ver los primeros lagos. Pese a eso, cogimos otro camino para ir a ver los de Colomers. La verdad es que tenemos la gran suerte de tener un 4x4 y haberlo cogido para ir a la Vall d'Aran porque nos metimos en cada camino que un coche normal no hubiese podido hacer. Pese a estar mucho rato en el coche, por caminos horribles, no conseguimos de ninguna forma llegar hasta los lagos. Y es que la verdad es que está todo muy mal indicado, había muchos cruces y en ninguno ponía nada. Así que no había forma de poder llegar, aunque estar perdidos por la montaña, rodeados de colores rojos, amarillos, naranjas, verdes... Era todo precioso. 

Perdidos camino a los lagos
Cuando conseguimos salir de ahí (retrocediendo todo lo avanzado) pasamos por Arties y vimos una pequeña iglesia que la habían remodelado para hacerla museo sobre la historia del pueblo, como ha avanzado todo en la Vall d'Aran... Ese mismo día por la noche fuimos a ver las estrellas. Nos adentramos un poco en el bosque con el coche, y sin ningún tipo de luz a nuestro alrededor, conseguimos ver las estrellas a la perfección. Es más, mi madre y yo incluso conseguimos ver una estrella fugaz.

Iglesia de Arties
Domingo 11
En el pack que cogimos para ir a la Vall d'Aran nos entraban unas entradas en Aran Park. Es como un zoológico pero mucho más increíble. El espacio que tiene cada animal es enorme e intentan que sea lo más natural posible. Está montado en medio de la montaña para que el hábitat de los animales sea realmente como el suyo. Es cierto que muchos de ellos viven enjaulados, pero el espacio que tienen para correr, para hacer su vida es mucho mayor que en cualquier zoológico. Y como he dicho, muchos de ellos no están ni enjaulados. Sí tienen algunas vayas pero de la zona por donde pasean los visitantes a donde están ellos no hay ninguna y, por ejemplo, entre cabras salvajes, dainas, isards... no hay separaciones, corren libres por donde quieren. Además de estos también había una pareja de nutrías, unos cuantos lobos árticos, una pareja de osos pardos y una pequeña granja donde podíamos tocar a las cabritas. A todos nos ha encantado, y aunque no hemos podido ver las marmotas, estamos contentos porque a los demás hemos podido verlos a todos. 
Nútrias y Lynx

Después del parque hemos querido ir hacia las minas Victoria porque, la verdad, nunca he estado en una mina y me hacía mucha ilusión. Y tal y como se veían, parecían increíbles. Para llegar hemos vuelto a meternos en pistas forestales sin asfaltar hasta que hemos llegado hasta la Bassa d'Arres donde hemos aparcado y sin mirar el cartel informativo hemos empezado a andar y hemos visto un pequeño cartel donde anunciaba que para llegar eran 20 minutos andando. Después de mucho rato en camino y ver que mis rodillas y las de mis padres no aguantaban además de tener una cuesta muy empinada, sin final visible, hemos vuelto atrás. Lo mejor es que durante el camino hemos pasado por un bosque de película, parecía que en cualquier momento podía salir Legolas con sus flechas o cualquier otro ser mitológico. Al volver al coche hemos ido hacia Saut deth Pish. Hace muchos años, mis padres y mi hermana ya fuimos a la Vall d'Aran (cuando solo eramos 4) y estuvimos en estas cascadas. Nos gustaron tanto que hemos vuelto a ellas y hemos vuelto a alucinar y, obviamente, hacer mil fotos. 

Saut deth Pish
Por la noche, después de cenar, nos hemos acercado a Vielha para disfrutar un poco de la ciudad y su ambiente nocturno. Realmente, creo que es la única ciudad/pueblo en el que realmente hay algo de actividad sin contar el turismo. 

Lunes 12
El lunes ya fue el último día de nuestra pequeña escapada y hemos querido acercarnos a los Estanhs de Saboredo, una ruta para la que ya te avisan tener que ir con un 4x4. Pero pese a eso, cuando llevábamos ya un ratito de camino encontramos con que había trozos del camino donde había habido derrumbamientos y no se podía pasar. Así que con algo de rabia, hemos salido de ahí y nos hemos dirigido hacia Tredòs, donde hemos subido hacia Port de Beret donde empezaba un camino de piedra hacia el monasterio de Montgarri donde nos dirigíamos. Hemos aparcado donde paraban todos los coches y hemos empezado el descenso hasta el monasterio por medio del bosque. Una vez hemos llegado abajo hemos visto que si seguíamos el camino se podía bajar en coche y la verdad es que nuestras rodillas lo hubiesen agradecido, aunque nos ha gustado el paseo, el paisaje y estar rodeados de naturaleza. Cuando ya nos volvíamos hacia el albergue, nos hemos encontrado con un rebaño de ovejas ocupando toda la carretera y, poco a poco, hemos conseguido esquivarlo mientras nos sentíamos rodeados de ellas.

Montasterio de Montgarri
Rodeados de ovejas 

Ya después de comer, ha tocado ir volviendo hacia casa. Y, por desgracia, encontramos muchísima caravana de vuelta una vez llegamos a Ribes de Freser y hasta Ripoll. De esta forma, hasta las 11 de la noche no pudimos llegar a casa, agotados de tantas horas de carretera, de pasar por niebla, lluvia, truenos y colas. 

Por el camino de vuelta...

lunes, 5 de octubre de 2015

Test: Un psicólogo dice que hay sólo 4 tipos de personalidad ¿cuál es el tuyo?

De normal no suelo publicar estas cosas por aquí, aunque realmente soy muy aficionada a hacer todo tipo de test por internet, pero el resultado no suele coincidir conmigo realmente, o no le veo la importancia. Pero esta vez ha sido diferente. Hace solo unos días, en casa de mi Ele-chan me enseñó uno que hizo ella y por curiosidad yo también lo hice y cuando vimos los resultados las dos nos quedamos con los ojos bastante abiertos.

Carol Ritberger, un experto internacionalmente reconocido en el campo de la psicología del comportamiento sugiere que es posible clasificar a todas las personas en el mundo en sólo 4 tipos de personalidad. Cada uno tiene sus particularidades.
Después de responder a sus 10 preguntas, el resultado es que mi color es:

¡Tienes una personalidad AMARILLA! De acuerdo con la Dr. Carol Ritberger, esto significa que eres una persona independiente y creativa. Sueles pensar fuera de la caja y para ti es muy importante tu libertad. Eres vibrante y amigable. La Dr. Ritberger añade que, cómo amarillo, tiendes a guardar el estrés en tu área abdominal y cuando te sientes fuera de control puede que te den dolores de cabeza por la tensión.
Sinceramente, me ha sorprendido mucho el resultado porque ha acertado en todo y, como he dicho antes, en solo 10 preguntas. Si hasta ha llegado a decir que me dan dolores de cabeza y mis migrañas suelen tener una gran presencia en mi vida. Quizás la parte que me ha sorprendido más es que el estrés se me centra en la zona abdominal que yo no creo que sea así, aunque sí que en época de estrés mis hábitos alimentarios cambian, pero siempre creí que el estrés se me centraba en la zona de las cervicales y los hombros. Tan solo por curiosidad, yo os invito a que hagáis el test, seguro que os sorprendéis del resultado. 

viernes, 2 de octubre de 2015

¡Ya son 26!

Hoy hace justo una semana que cumplí mis 26. Por dios que rápido pasa el tiempo. Y aunque tengo que decir que los 25 fueron realmente bastante malos, estos 26 han empezado mucho mejor y aún tengo la esperanza que sigan trayendo cosas buenas en estos 12 meses que quedan.


Realmente, aunque ahora digo que empecé muy bien, eso no es así. El mismo día de mi cumpleaños lo pasé bastante mal. Desde las 12 de la noche y durante todo el día, me dio un bajón terrible. No por los años que hago, no por hacerme un poquito más vieja, sino porque parecía que toda la gente a la que yo quiero, esa que día a día está a mi lado y que sé que me quiere, o eso creo, se olvidó de mí, de mi día, de mi cumpleaños... Llegando a estar hablando conmigo rato y rato sin decirme absolutamente un felicidades. Quizás otra gente no valora tanto lo que es el cumpleaños, pero para mí, es un día mío, un día en que yo soy la protagonista, cuando, de normal, suelo preferir estar en un segundo plano, por eso cuando es mi día, quiero disfrutarlo. La verdad es que tengo que agradecer a unas amigas aguantarme el día de mi cumpleaños porque me puse algo tonta con todo el tema, pero lo mal que lo pasé ese día, tenía que compartirlo con alguien. Ya dicen que no es bueno quedártelo todo para ti, ¿no?


Además de eso, hay que sumarle que al día siguiente yo quería ir a la fiesta Holi que se hacía al lado de casa, en la Sala La Mirona. Desde hacía un tiempo se lo había comentado a mis amigos, que podríamos ir todos y así aprovechábamos y celebrábamos ahí mi cumpleaños y por una cosa o por otra todos me iban dando largas. Al final terminé desistiendo e iba solo con un par de amigos a la fiesta. Así que, como por horario nadie podía venir a la fiesta, cambié a hacer una cena post-fiesta y ni así. Eso realmente terminó de rematar mi día, porque no era solo que no vinieran, sino que ni siquiera me contestaban a los whats app, los dejaban ahí como leídos y ya está.

Así pasé mi grandísimo (nótese la ironía) cumpleaños que mejoró un poco por la noche cuando mi tía vino con algunos de sus regalos que me encantaron. Una taza llena de muñecas japonesas para hacer infusiones de esas que tienen tapa y dentro una rejilla para poner las hierbas y unas manoplas de silicona para cuando hago mis pasteles. Tengo que añadir que en julio fui a un concierto de Sopa de Cabra que fue un regalo adelantado de su parte también.


Después de eso, fui con mis padres a cenar al Udon. Todos saben que la comida japonesa me encanta y como es costumbre en casa, la persona del cumpleaños elije el restaurante y como mis padres no lo habían probado aún, fuimos ahí y después a tomar un increíble helado. Al llegar a casa, también cayeron algunos regalitos de su parte. Un juego de sábanas con muñecas japonesas, un mini trípode para la cámara, un Lekué que tengo que aprender a usar, pero al que tengo ganas de estrenar y unas zapatillas de estar por casa Minion que me enamoraron.


Y ahora viene el momento más emocionante de mi cumpleaños. Al día siguiente, después de prepararme para la fiesta, de esperar junto con mi Ele-chan a que Eloi nos viniera a buscar para ir hacia la fiesta Holi seguía bastante rallada por todo el pasotismo y encima al subir al coche, Eloi metió un poco más de zizaña. Pero fue llegar donde siempre aparcamos y ver mucha gente en nuestro sitio de siempre. Como de lejos no veo nada, no le di importancia hasta que estuve ahí mismo y vi que toda esa gente eran mis amigos, los mismos que me habían dicho que no podían venir, los que me ignoraron. Realmente me pilló mucho de sorpresa que hubiesen preparado una fiesta sorpresa para mí. Creo que en estos 26 años es la primera fiesta sorpresa que me hacen y realmente no me pude emocionar más al verlos a todos ahí. Durante un rato me quedé sin habla, sin saber qué decir de la sorpresa y la emoción. Pero ahí no terminó todo, empezaron a venir todos los regalitos que tenían preparados para mi. Un juego de tazas y platitos de unos gatos monísimos, el salero y pimentero a juego de los mismos gatitos y también con el mismo motivo una especie de cuchara decorativa. También cayeron unas muñecas japonesas (la gente no sabe que me gustan, como se puede comprobar) una para poner el jabón en el baño y otra para los cepillos de dientes. Y también que me enamoró una manta Minion.


Como si no fueran suficientes regalos, Ele-chan me dio todos los suyos provinientes de Japón. Dos colgantes para el movil, uno con la cabeza de Jack de Pesadillas antes de Navidad y el otro de Jack y Sally. Los dos son amor puro. También unos papeles preciosos de unos conejitos, unas sales de baño de Aurora (mi madre siempre dice que de pequeña no podía dejar de verla) y otros en forma de Sakura. Un librito con fotos de MatsuJun



Y antes de entrar a la fiesta y pasarlo en grande, aún cayó una última sorpresa, un delicioso y enorme pastel de cumpleaños hecho de chocolate blanco especialmente para mi. La verdad es que aunque no empezara con el mejor pie el cumpleaños, es uno de los aniversarios en los que más me he emocionado y que recordaré con mucho cariño y una gran sonrisa y, sobretodo, a todos aquellos que lo pasaron conmigo y lo hicieron tan especial.


Además, dentro, la fiesta fue increíble. Polvos de todos los colores volando por el cielo, toda la gente sonriendo y feliz. Y exceptuando por alguna que otra ocasión en que los polvos entraron en los ojos y nos los hicieron arder (y algunos con lentillas sin poder frotárnoslos) todo fue genial. Y para todos aquellos que como yo pensaban: joder, nunca me han hecho una fiesta sorpresa! Ahora digo: sí, compensa pero lo mal que lo pasas antes de eso, no se lo deseo a nadie, la verdad.